WP_Query Object ( [query] => Array ( [page] => [pagename] => historia/16-edicion-1981-2 ) [query_vars] => Array ( [page] => 0 [pagename] => 16-edicion-1981-2 [error] => [m] => [p] => 0 [post_parent] => [subpost] => [subpost_id] => [attachment] => [attachment_id] => 0 [name] => 16-edicion-1981-2 [static] => [page_id] => 0 [second] => [minute] => [hour] => [day] => 0 [monthnum] => 0 [year] => 0 [w] => 0 [category_name] => [tag] => [cat] => [tag_id] => [author] => [author_name] => [feed] => [tb] => [paged] => 0 [comments_popup] => [meta_key] => [meta_value] => [preview] => [s] => [sentence] => [fields] => [menu_order] => [category__in] => Array ( ) [category__not_in] => Array ( ) [category__and] => Array ( ) [post__in] => Array ( ) [post__not_in] => Array ( ) [tag__in] => Array ( ) [tag__not_in] => Array ( ) [tag__and] => Array ( ) [tag_slug__in] => Array ( ) [tag_slug__and] => Array ( ) [post_parent__in] => Array ( ) [post_parent__not_in] => Array ( ) [author__in] => Array ( ) [author__not_in] => Array ( ) [meta_query] => Array ( ) [ignore_sticky_posts] => [suppress_filters] => [cache_results] => 1 [update_post_term_cache] => 1 [update_post_meta_cache] => 1 [post_type] => [posts_per_page] => 6 [nopaging] => [comments_per_page] => 50 [no_found_rows] => [order] => DESC ) [tax_query] => [meta_query] => WP_Meta_Query Object ( [queries] => Array ( ) [relation] => [meta_table] => [meta_id_column] => [primary_table] => [primary_id_column] => [table_aliases:protected] => Array ( ) ) [date_query] => [queried_object] => WP_Post Object ( [ID] => 1681 [post_author] => 3 [post_date] => 2015-04-16 10:57:35 [post_date_gmt] => 2015-04-16 10:57:35 [post_content] => [vc_row][vc_column width="1/1"][vc_tabs][vc_tab title="Crónica" tab_id="1428995656-1-21"][vc_column_text]

15-19 Julio 1981

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío.

Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo.

Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil.

Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después.

La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío. Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo. Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil. Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después. La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Galería" tab_id="1428995656-2-17"][cq_vc_dagallery gallerywidth="100%" width="210" height="180" margin="15px 15px 0px 0px" color="#ffffff" background="#b6d543" opacity="0.7" padding="20px" onclick="link_image" custom_links_target="_self" thumbtitle=" " thumbdesc=" " images="1682,1683,1684"][/vc_tab][vc_tab title="Programa" tab_id="1428995875191-2-7"][vc_column_text]15-19 Julio 1981 AFICIONADOS (CONCURSO INTERNACIONAL) Alemania Werner Pusch Sextet España Orgón Francia Michel Klotchkoff Trio Suecia Lunds Jazzkapell Suiza Jean-Luc Barbier Quartet Checoslovaquia Jazz Fiddlers Primer premio: Michel Klotchkoff Trio Segundo premio: Werner Pusch Sextet Premio al mejor solista: Guido Parini, batería de Jean-Luc Barbier Quartet Mención especial: Orgón AFICIONADOS (CONCURSO DEL PAÍS VASCO) Alen Klabelin Komik Kursaal Manu Diego de Somonte Quasar Primer premio: Alen Segundo premio: Klabelin Komik Premio al mejor solista: José María Zubiria, pianista de Alen PROFESIONALES McCoy Tyner Quintet McCoy Tyner (piano) Avery Sharpe (bajo) Ronnie Burrage (batería) John Blake (violín) Joe Ford (saxo) Eiderjazz Gonzalo Tejada (guitarra) Iñaki González (guitarra) Jon Azpillaga (flauta) Carlos Subijana (bajo) Jesusmari Inurrieta (percusión) Chick Corea All Stars Chick Corea (piano) Gary Peacock (bajo) Roy Haynes (batería) Joe Henderson (saxo tenor) Art Pepper Quartet Art Pepper (saxo alto) George Cables (piano) David Williams (bajo) Carl Burnett (batería) Woody Shaw Quintet Woody Shaw (trompeta) Steve Turre (trombón) Mulgrew Miller (piano) Stafford James (bajo) Tony Reedus (batería) La Romanderie Nannu Krause (acordeón) Kleiner Lora (violín) Mecky Patay (guitarra) Gigi Freiwald (guitarra) Florian Frantz (bajo) Panzeli Frantz (armónica) All Stars Big Band Clark Terry (trompeta) Harry “Sweets” Edison (trompeta) Joe Newman (trompeta) Waymon Reed (trompeta) Snooky Young (trompeta) Al Grey (trombón) John Gordon (trombón) Benny Powell (trombón) Frank Foster (saxo tenor) Buddy Tate (saxo tenor) Marshall Royal (saxo alto) Chris Woods (saxo alto) Cecil Payne (saxo alto, saxo barítono) Jimmy Witherspoon (voz) Nat Pierce (piano) Eddie Jones (bajo) Gus Johnson (batería)[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Cartel" tab_id="1429000923072-3-0"][vc_single_image image="1146" border_color="grey" img_link_target="_self" img_size="600X443"][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row] [post_title] => 16 edición 1981 [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => 16-edicion-1981-2 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-04-20 06:29:49 [post_modified_gmt] => 2015-04-20 06:29:49 [post_content_filtered] => [post_parent] => 1045 [guid] => http://heinekenjazzaldia.eus/nueva2015-3/?page_id=1681 [menu_order] => 0 [post_type] => page [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [queried_object_id] => 1681 [request] => SELECT wp_posts.* FROM wp_posts JOIN wp_icl_translations t ON wp_posts.ID = t.element_id AND t.element_type IN ('post_post','post_page','post_event','post_artist') JOIN wp_icl_languages l ON t.language_code=l.code AND l.active=1 WHERE 1=1 AND (wp_posts.ID = '1681') AND wp_posts.post_type = 'page' AND t.language_code='es' ORDER BY wp_posts.post_date DESC [posts] => Array ( [0] => WP_Post Object ( [ID] => 1681 [post_author] => 3 [post_date] => 2015-04-16 10:57:35 [post_date_gmt] => 2015-04-16 10:57:35 [post_content] => [vc_row][vc_column width="1/1"][vc_tabs][vc_tab title="Crónica" tab_id="1428995656-1-21"][vc_column_text]

15-19 Julio 1981

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío.

Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo.

Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil.

Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después.

La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío. Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo. Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil. Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después. La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Galería" tab_id="1428995656-2-17"][cq_vc_dagallery gallerywidth="100%" width="210" height="180" margin="15px 15px 0px 0px" color="#ffffff" background="#b6d543" opacity="0.7" padding="20px" onclick="link_image" custom_links_target="_self" thumbtitle=" " thumbdesc=" " images="1682,1683,1684"][/vc_tab][vc_tab title="Programa" tab_id="1428995875191-2-7"][vc_column_text]15-19 Julio 1981 AFICIONADOS (CONCURSO INTERNACIONAL) Alemania Werner Pusch Sextet España Orgón Francia Michel Klotchkoff Trio Suecia Lunds Jazzkapell Suiza Jean-Luc Barbier Quartet Checoslovaquia Jazz Fiddlers Primer premio: Michel Klotchkoff Trio Segundo premio: Werner Pusch Sextet Premio al mejor solista: Guido Parini, batería de Jean-Luc Barbier Quartet Mención especial: Orgón AFICIONADOS (CONCURSO DEL PAÍS VASCO) Alen Klabelin Komik Kursaal Manu Diego de Somonte Quasar Primer premio: Alen Segundo premio: Klabelin Komik Premio al mejor solista: José María Zubiria, pianista de Alen PROFESIONALES McCoy Tyner Quintet McCoy Tyner (piano) Avery Sharpe (bajo) Ronnie Burrage (batería) John Blake (violín) Joe Ford (saxo) Eiderjazz Gonzalo Tejada (guitarra) Iñaki González (guitarra) Jon Azpillaga (flauta) Carlos Subijana (bajo) Jesusmari Inurrieta (percusión) Chick Corea All Stars Chick Corea (piano) Gary Peacock (bajo) Roy Haynes (batería) Joe Henderson (saxo tenor) Art Pepper Quartet Art Pepper (saxo alto) George Cables (piano) David Williams (bajo) Carl Burnett (batería) Woody Shaw Quintet Woody Shaw (trompeta) Steve Turre (trombón) Mulgrew Miller (piano) Stafford James (bajo) Tony Reedus (batería) La Romanderie Nannu Krause (acordeón) Kleiner Lora (violín) Mecky Patay (guitarra) Gigi Freiwald (guitarra) Florian Frantz (bajo) Panzeli Frantz (armónica) All Stars Big Band Clark Terry (trompeta) Harry “Sweets” Edison (trompeta) Joe Newman (trompeta) Waymon Reed (trompeta) Snooky Young (trompeta) Al Grey (trombón) John Gordon (trombón) Benny Powell (trombón) Frank Foster (saxo tenor) Buddy Tate (saxo tenor) Marshall Royal (saxo alto) Chris Woods (saxo alto) Cecil Payne (saxo alto, saxo barítono) Jimmy Witherspoon (voz) Nat Pierce (piano) Eddie Jones (bajo) Gus Johnson (batería)[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Cartel" tab_id="1429000923072-3-0"][vc_single_image image="1146" border_color="grey" img_link_target="_self" img_size="600X443"][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row] [post_title] => 16 edición 1981 [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => 16-edicion-1981-2 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-04-20 06:29:49 [post_modified_gmt] => 2015-04-20 06:29:49 [post_content_filtered] => [post_parent] => 1045 [guid] => http://heinekenjazzaldia.eus/nueva2015-3/?page_id=1681 [menu_order] => 0 [post_type] => page [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) ) [post_count] => 1 [current_post] => -1 [in_the_loop] => [post] => WP_Post Object ( [ID] => 1681 [post_author] => 3 [post_date] => 2015-04-16 10:57:35 [post_date_gmt] => 2015-04-16 10:57:35 [post_content] => [vc_row][vc_column width="1/1"][vc_tabs][vc_tab title="Crónica" tab_id="1428995656-1-21"][vc_column_text]

15-19 Julio 1981

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío.

Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo.

Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil.

Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después.

La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.

El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío. Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo. Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil. Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después. La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Galería" tab_id="1428995656-2-17"][cq_vc_dagallery gallerywidth="100%" width="210" height="180" margin="15px 15px 0px 0px" color="#ffffff" background="#b6d543" opacity="0.7" padding="20px" onclick="link_image" custom_links_target="_self" thumbtitle=" " thumbdesc=" " images="1682,1683,1684"][/vc_tab][vc_tab title="Programa" tab_id="1428995875191-2-7"][vc_column_text]15-19 Julio 1981 AFICIONADOS (CONCURSO INTERNACIONAL) Alemania Werner Pusch Sextet España Orgón Francia Michel Klotchkoff Trio Suecia Lunds Jazzkapell Suiza Jean-Luc Barbier Quartet Checoslovaquia Jazz Fiddlers Primer premio: Michel Klotchkoff Trio Segundo premio: Werner Pusch Sextet Premio al mejor solista: Guido Parini, batería de Jean-Luc Barbier Quartet Mención especial: Orgón AFICIONADOS (CONCURSO DEL PAÍS VASCO) Alen Klabelin Komik Kursaal Manu Diego de Somonte Quasar Primer premio: Alen Segundo premio: Klabelin Komik Premio al mejor solista: José María Zubiria, pianista de Alen PROFESIONALES McCoy Tyner Quintet McCoy Tyner (piano) Avery Sharpe (bajo) Ronnie Burrage (batería) John Blake (violín) Joe Ford (saxo) Eiderjazz Gonzalo Tejada (guitarra) Iñaki González (guitarra) Jon Azpillaga (flauta) Carlos Subijana (bajo) Jesusmari Inurrieta (percusión) Chick Corea All Stars Chick Corea (piano) Gary Peacock (bajo) Roy Haynes (batería) Joe Henderson (saxo tenor) Art Pepper Quartet Art Pepper (saxo alto) George Cables (piano) David Williams (bajo) Carl Burnett (batería) Woody Shaw Quintet Woody Shaw (trompeta) Steve Turre (trombón) Mulgrew Miller (piano) Stafford James (bajo) Tony Reedus (batería) La Romanderie Nannu Krause (acordeón) Kleiner Lora (violín) Mecky Patay (guitarra) Gigi Freiwald (guitarra) Florian Frantz (bajo) Panzeli Frantz (armónica) All Stars Big Band Clark Terry (trompeta) Harry “Sweets” Edison (trompeta) Joe Newman (trompeta) Waymon Reed (trompeta) Snooky Young (trompeta) Al Grey (trombón) John Gordon (trombón) Benny Powell (trombón) Frank Foster (saxo tenor) Buddy Tate (saxo tenor) Marshall Royal (saxo alto) Chris Woods (saxo alto) Cecil Payne (saxo alto, saxo barítono) Jimmy Witherspoon (voz) Nat Pierce (piano) Eddie Jones (bajo) Gus Johnson (batería)[/vc_column_text][/vc_tab][vc_tab title="Cartel" tab_id="1429000923072-3-0"][vc_single_image image="1146" border_color="grey" img_link_target="_self" img_size="600X443"][/vc_tab][/vc_tabs][/vc_column][/vc_row] [post_title] => 16 edición 1981 [post_excerpt] => [post_status] => publish [comment_status] => open [ping_status] => closed [post_password] => [post_name] => 16-edicion-1981-2 [to_ping] => [pinged] => [post_modified] => 2015-04-20 06:29:49 [post_modified_gmt] => 2015-04-20 06:29:49 [post_content_filtered] => [post_parent] => 1045 [guid] => http://heinekenjazzaldia.eus/nueva2015-3/?page_id=1681 [menu_order] => 0 [post_type] => page [post_mime_type] => [comment_count] => 0 [filter] => raw ) [comment_count] => 0 [current_comment] => -1 [found_posts] => 1 [max_num_pages] => 0 [max_num_comment_pages] => 0 [is_single] => [is_preview] => [is_page] => 1 [is_archive] => [is_date] => [is_year] => [is_month] => [is_day] => [is_time] => [is_author] => [is_category] => [is_tag] => [is_tax] => [is_search] => [is_feed] => [is_comment_feed] => [is_trackback] => [is_home] => [is_404] => [is_comments_popup] => [is_paged] => [is_admin] => [is_attachment] => [is_singular] => 1 [is_robots] => [is_posts_page] => [is_post_type_archive] => [query_vars_hash:WP_Query:private] => 862a6cb59bc69f45e24c8c0d6293748a [query_vars_changed:WP_Query:private] => 1 [thumbnails_cached] => [stopwords:WP_Query:private] => )

16 edición 1981

  • 15-19 Julio 1981

    El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío.

    Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo.

    Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil.

    Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después.

    La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.

    El concierto de Chick Corea estableció el récord de público en la historia del Jazzaldia, con 14.000 espectadores, que duró hasta que se empezaron a hacer conciertos en la Playa de Zurriola veinte años después. Los demás contabilizaron también grandes entradas, hasta sumar 46.000 asistentes en total. Los alrededores del Velódromo registraban todos los días grandes atascos de peatones y coches. Cerca de las puertas se situaban chiringuitos de comida y bebida, y en el interior el ambiente era festivo: las esperas entre músico y músico se entretenían jugando con globos que pasaban de mano en mano por todo el graderío.

    Definitivamente, el Festival de Jazz estaba de moda, lo cual se explicaba por una serie de factores: primero, no había una oferta parecida (el Festival de Vitoria estaba dando aún sus primeros pasos, siguiendo la estela marcada por el de San Sebastián); segundo, la gente quería imitar a las grandes reuniones juveniles, como Woodstock; y tercero, la oferta cultural en general era escasa, en contraste con lo que sucedería unos años después, cuando habría mucho para elegir y el público potencial no tendría dinero para todo.

    Centenares de jóvenes llegaban con sus mochilas desde los más diversos lugares. Hubo que improvisar un alojamiento para ellos, aprovechando un frontón cubierto situado cerca del Velódromo. Pronto fue conocido como “el hotel de las mil estrellas”. Funcionó hasta 1986, cuando ya había pasado la moda del Jazzaldia como polo de atracción juvenil.

    Aparte del de Chick Corea, los muchos aficionados que han seguido el Jazzaldia a lo largo de su historia recuerdan otro concierto extraordinario: el que dieron Art Pepper y Woody Shaw al frente de sus respectivas formaciones. Fue uno de los últimos recitales de Pepper, que falleció menos de un año después.

    La casa IZ empezó a grabar discos con una selección de los grupos aficionados concursantes. Esta actividad se repetiría durante casi todas las ediciones del Jazzaldia en los 80.

  • 15-19 Julio 1981

    AFICIONADOS (CONCURSO INTERNACIONAL)

    Alemania
    Werner Pusch Sextet

    España
    Orgón

    Francia
    Michel Klotchkoff Trio

    Suecia
    Lunds Jazzkapell

    Suiza
    Jean-Luc Barbier Quartet

    Checoslovaquia
    Jazz Fiddlers

    Primer premio: Michel Klotchkoff Trio
    Segundo premio: Werner Pusch Sextet
    Premio al mejor solista: Guido Parini, batería de Jean-Luc Barbier Quartet
    Mención especial: Orgón

    AFICIONADOS (CONCURSO DEL PAÍS VASCO)

    Alen
    Klabelin Komik
    Kursaal
    Manu Diego de Somonte
    Quasar

    Primer premio: Alen
    Segundo premio: Klabelin Komik
    Premio al mejor solista: José María Zubiria, pianista de Alen

    PROFESIONALES

    McCoy Tyner Quintet
    McCoy Tyner (piano)
    Avery Sharpe (bajo)
    Ronnie Burrage (batería)
    John Blake (violín)
    Joe Ford (saxo)

    Eiderjazz
    Gonzalo Tejada (guitarra)
    Iñaki González (guitarra)
    Jon Azpillaga (flauta)
    Carlos Subijana (bajo)
    Jesusmari Inurrieta (percusión)

    Chick Corea All Stars
    Chick Corea (piano)
    Gary Peacock (bajo)
    Roy Haynes (batería)
    Joe Henderson (saxo tenor)

    Art Pepper Quartet
    Art Pepper (saxo alto)
    George Cables (piano)
    David Williams (bajo)
    Carl Burnett (batería)

    Woody Shaw Quintet
    Woody Shaw (trompeta)
    Steve Turre (trombón)
    Mulgrew Miller (piano)
    Stafford James (bajo)
    Tony Reedus (batería)

    La Romanderie
    Nannu Krause (acordeón)
    Kleiner Lora (violín)
    Mecky Patay (guitarra)
    Gigi Freiwald (guitarra)
    Florian Frantz (bajo)
    Panzeli Frantz (armónica)

    All Stars Big Band
    Clark Terry (trompeta)
    Harry “Sweets” Edison (trompeta)
    Joe Newman (trompeta)
    Waymon Reed (trompeta)
    Snooky Young (trompeta)
    Al Grey (trombón)
    John Gordon (trombón)
    Benny Powell (trombón)
    Frank Foster (saxo tenor)
    Buddy Tate (saxo tenor)
    Marshall Royal (saxo alto)
    Chris Woods (saxo alto)
    Cecil Payne (saxo alto, saxo barítono)
    Jimmy Witherspoon (voz)
    Nat Pierce (piano)
    Eddie Jones (bajo)
    Gus Johnson (batería)

  • CARTEL-16